Nagzary le dice adiós a la música llanera y sorprende con nuevo género

Lo nuevo de Nagzary

Después de 18 años de carrera artística, en los que la música llanera fue protagonista, la cantante Nagzary sorprendió a sus seguidores con el cambio hacia un nuevo género musical al que describe como balada-pop-urban. Además, impactó con una nueva imagen, más atrevida y sexy, en busca de conquistar el mercado de la música nacional e internacional.

Su nueva imagen y trabajo fueron presentados en una gala realizada el martes 15 de mayo en el Hotel Estelar de Villavicencio. De antesala, una pequeña alfombra roja fue el presagio de un nuevo capítulo en la historia de Nagzary, el nacimiento de una nueva artista. Apareció en escena como una diva. De la imagen conservadora que proyectó en festivales llaneros no queda nada. Ahora impacta con mayor sensualidad, es atrevida y se contonea a ritmo urbano, la rodean en escena  sensuales bailarines, hombres y mujeres.

Fueron tres canciones las presentadas esa noche; Corazón de fantasía, con la que inició como compositora y que grabó, en principio, en música llanera, sonó en balada. También interpretó dos composiciones más,  de su autoría: Mi nueva verdad y Sueña. Esta última es el  primer sencillo promocional de un álbum que llevará el mismo nombre.

En el @canalboxmov 🔜🔜 suena #LoNuevoDeNagzary #Sueña

A post shared by Nagzary Music (@nagzary) on

En Sueña, los sonidos del teclado, la batería, la cortinilla y la guitarra eléctrica se funden no solo con aires electrónicos computarizados sino que también involucran un pajarillo magistralmente interpretado en el arpa. Es como si las cuerdas del instrumento, el primero que aprendió a tocar Nagzary, fuera ese hilo que, indirectamente, la mantiene aún atada a la música llanera. Y es que la artista lleva en sus venas el folclor de su tierra. Su padre Eduardo Quevedo, quien hace las veces de mánager, es un maraquero por excelencia. Él tampoco descarta que vengan más sorpresas, que incluyan más instrumentos llaneros en sus próximas canciones y dúos con otros artistas.

“Lo que muchos no saben es que inicié a los siete años cantando una balada que se llama los Ángeles de Dios, porque mi abuelo fallecía. Fue la primera que canté, luego interpreté, de forma paralela, música llanera y baladas. Amo la música llanera y la pasión por mi folclor corre por mis venas gracias a mi padre Carlos Eduardo Quevedo. Al trasegar del tiempo fuimos proyectando lo que hoy ustedes ven, lo nuevo de Nagzary, y esperamos con el amor de Dios que sea el comienzo de grandes bendiciones”, expresó la artista, notablemente conmovida. Redacción: AGENDA HOY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *